3.5.08

Ni Mr Músculo que me salve

No te me quitas de la piel, y no existe esponja ni Mr Músculo que me salve. Tu aroma se apega más fuerte a cada uno de mis sentidos y me detiene suspendida en los minutos mientras el tiempo se me va por los rincones, para nunca volver. Aún me veo abrazada a vos como aquel último día de marzo azul, en el que dijimos nunca más volvernos a ver. Y aca estoy, acaso me ves todavía? porque yo lo hago cada vez que cierro los ojos mi vida, ese momento justo en el que me lanzo a correr hacia vos para atrapar nada más que partículas frías del perfume que me dejaste cuando te fuiste, o me fuí, esa versión ya quedo opaca para mi. Solo recuerdo que era el día más hermoso del mes, y a mi ya me dolía en los huesos sentir el frío que les dejaste tatuado.




Yo sé cuales son mis opciones, y soy consiente de que no tengo ninguna. Sé bien que jamás me conviniste, pero me parece tan tonto a esta altura hablar de conveniencias si el tema de mis palabras sos vos; Después de todo yo me enamoré del chocolate más amargo de la fábrica y jamás le pedí nada más que algunas de sus almendras a cambio. Pero es cierto mi amor (y no me cansaré de decirte así), sé muy bien lo que debo hacer pero el problema es que lo sé ya hace tantos meses que siento que estoy parada en la misma baldosa hace siglos. Y es solo un paso más, otro camino a elegir, para despedirme de tus partículas de aire para siempre, es que acaso valen la pena? mi vida me mira tristemente desde el mismo lugar mientras la tuya gira sobre una rueda.

Justamente ahora la tengo al lado mio, pero no me atrevo a verla a los ojos, ella en cambio me dirige una mirada directa con los brazos reposados sobre su pecho mientras yo termino de escribirte este trozo de lamento cotidiano. Sus pupilas me transmiten enojo con mezclas de resignación, está cansada de contar los trenes que pasan y le hubiese encantado agarrarse de ese globo que acaba de pasar, pero no puede irse sin mi aunque aveces incluso lo piense. Mi cara dura no tiene extremos, no cuento las veces que le pedí que aguante un rato más prometiéndole que en cualquier momento partiríamos a una nueva ciudad, "tendré que deshacerme de las maletas en primer lugar". Tan crudo suena? no, vos y yo sabemos bien que es la pura verdad, ya no hay receta que pueda contra el sabor agridulce que nos dejo esta batalla (no hay otra forma de llamarla).

Te amo, lo sabías? en cada uno de tus errores y encantos. En cada momento que jugaste a rebotar mi corazón contra el suelo, te adoro y soy la persona más masoquista que hayas conocido pero estoy enamorada de cada uno de tus átomos con agujas en mi pecho y cabeza incluidas. No volveré a explicarme lo que ya sabemos bien, que lo nuestro hace mucho tiempo es imposible y se acabó. Esta vez solamente te diré que lo siento una vez más, ojalá tuviera el control de reescribir la historia de otro modo, pero eso ya lo intente muchas veces antes de darme cuenta de que no dependía de mi.
Mientras me sostengo de la mano de la vida que ya no espera más por el momento de seguir, te dejo un átomo de los míos, y aunque se que a vos también te arden los huesos de vez en cuando te pido que no me olvides. Después de todo eso es lo único que, puedo asegurarte, yo jamás haré.

1 comentario:

k dijo...

tengo que decirte en primer lugar que te envidio por ser libre de escribir lo que se te antoja (sabras que mis palabras estan lamentablemente calculadas a la medida de mis amores mas recientes) y envidio tambien la extraña psicologia que aplicas a tus escritos, inconciente quizas la manera que tenes de dar en la tecla con un determinado sentimiento, con un sentir lo que todos sentimos que hace que incluso al mas necio de los amantes se le mueva un poco el piso cuando lee tus palabras, y para asi poder decir "yo siento lo mismo que vos estas diciendo". te felicito y te mando al "ffs" bizarro de este mundo blogger