13.6.09

100 años

A vos nunca te lo agradecí, nunca te lamente en palabras, pero creeme que en la madrugada q supe de tu partida... antes de rendir mi examen y después de un fin de semana torturante... me dolío mucho tu muerte, la lamenté como si se tratara de un tío favorito, o más, como si se tratara del final de tantas cosas, de una era.
Y creo que eso significas para mi, tantas cosas, una era, un tío queridísimo que nunca nunca se va a morir en mí.





"Vos lo dijiste
nuestro amor
fue desde siempre un niño muerto
sólo de a ratos parecía
que iba a vivir
que iba a vencernos
pero los dos fuimos tan fuertes
que lo dejamos sin su sangre
sin su futuro
sin su cielo
un niño muerto
sólo eso
maravilloso y condenado
quizá tuviera una sonrisa
como la tuya
dulce y honda
quizá tuviera un alma triste
como mi alma
poca cosa
quizá aprendiera con el tiempo
a desplegarse
a usar el mundo
pero los niños que así vienen
muertos de amor
muertos de miedo
tienen tan grande el corazón
que se destruyen sin saberlo
vos lo dijiste
nuestro amor
fue desde siempre un niño muerto
y qué verdad dura y sin sombra
qué verdad fácil y qué pena
yo imaginaba que era un niño
y era tan sólo un niño muerto
ahora qué queda
sólo queda
medir la fe y que recordemos
lo que pudimos haber sido
para él
que no pudo ser nuestro
qué más
acaso cuando llegue
un veintitrés de abril y abismo
vos donde estés
llevale flores
que yo también iré contigo."

lo último, último que te leí antes de todo, que es genial como siempre



No más recesos de 100 años

1 comentario:

Julieta dijo...

a mí tus cosas también, melena.