10.2.12

La aceptación.

Enamorada esta tu "amada".
Pero nunca más de vos,
no, de vos ¡no más!
Tu vos queda en la historia.
No te ama.

Son pocos los silencios por comprender,
no dicen, no cuentan nada.
Ni cuenta el desfile de bocas
que peques para, quizá esta noche
sentirte deseada.
No le importa.

El llanto, el lamento,
el vomito compulsivo de palabras,
sin letras, sin sentido.
Quedando están en la nada.
Y en la nada quedará ella también.
No eres nadie.

De eternidad no quedan indicios de fé,
Ese amor que no es amor,
ordinario hoy lo ves.
-o acaso no lo fue?-
No queda valor.

Y si, solo, deseas quedarte a llorar su apagón..
Pues ese es otro asunto.
Porque aquí, pichón,
No queda nadie de pie.

Y yo.
"Con el amor que me queda"
Con el amor que no me queda
(Que desagradable forma de decir Adios, mujer.)
Yo ya me fui también.

2 comentarios:

La chica de los confites dijo...

Difícil es aprender, todos lo sabemos.
Nos pasamos estudiando para tener conocimientos nuevos, pero la sabiduría está en otra parte
En la calle, en los basureros, en las provincias, acá en la tierra, en las personas.
En las personas.
En las personas.
Nos lamentamos de no saber
Y sin embargo aprender a irse es haber aprendido la mitad de las cosas de la vida,
la otra mitad está en amar.
Felicitaciones, por aprender a irte aunque el cuero se curta.

Ms.Flashi dijo...

Creo ya que no se aprende. Se va y se lo hace. Quizá sea porque precisamente el cuero curtido te lo pide a gritos.

O quizá si se aprende que lo más triste, suele ser, y muchas veces, lo mejor.

Gracias por leerme siempre pau.