26.6.12

Creo que perdí el derecho a escribir un tiempo luego de empezar a decir dispalfarreses, basuras indomables e insensibles que cierran una idea por cerrarla y porque quede linda... COMO AHORA. Aja.

Siento y escribo, siento y fluyo, pero me cansé de fluir tanta mierda tan tan lejas a algo que mínimimanete quisiera volver a leer o pensar. Porque ni fiel a mi es lo que sale, ni me gusta como huele, ni el sudor a nada.

En este mundo, y sobre todo en la web, ya hay bastante mierda dando vueltas, como para que yo me tome el lujo de crear un espacio propio en el que todo mi propio vomito puede ir a terminar. Ja, y es gracioso pensarlo: la web como un gran caldero de vómito ajeno y propio, en el que nos encanta sumergir la cabecita... mmm, hasta el fondo. So sweet. ¿Sirve de algo?

Todo bien si el vomito estuviera copado, pero la verdad, no hago más que escribir pura miseria. Si no vale la pena, entonces para que creo? No, no no! No porque entonces pierde sentido, y pierde un fin, y volvemos a las actividades vacías que no llenan el alma, ni la ayudan a salirse afuera, tan solo y apenas le distribuyen diariamente una dosis te tranquilizante líquido, chorreando.

Una dosis de catarsis, en un terrible lugar, en el que las ideas van a parar para morir lejos de los cuervos.
Al menos esto lo siento. 
Es ahora de cambiar de propósito, de consigna.
Ahora. Otra cosa. Cual? No tengo idea. Pero hasta que no la encuentre, en este espacio.. no se escribirá más mierda.

1 comentario:

La chica de los confites dijo...

Lamentablemente nada que salga de adentro nuestro nos va a parecer jamás ni remotamente lindito, somos seres humanos, estamos diseñados para odiarnos.. bah, o nuestra clase de seres humanos. No dejes de escribir, aunque no lo hagas acá, tecleá, manuscritá, vomitá. Humilde consejo de alguien que disfruta de leerte.